3 Pasos para combinar el traje con la camisa y la corbata3 min de lectura

0

 Al momento de adquirir una prenda de vestir, resulta fundamental visualizar una combinación integral de la propuesta. Incluso si estas frente a tu guardarropa la elección correcta debe incluir una composición de traje, camisa y corbata, entendiendo que no son piezas individuales.

Para ello le ofrezco 3 PASOS PARA COMBINAR EL TRAJE CON LA CAMISA Y LA CORBATA de forma sencilla.

PRIMER PASO: debes escoger el traje

Es la pieza principal. Para escogerlo tienes que considerar la temporada del año, la textura no es igual en invierno, otoño, primavera o verano. Además debes pensar en la hora del día en que lo vas a utilizar: durante la mañana, la tarde, o si es para una ocasión especial en la noche o simplemente para tus jornadas laborales. Tampoco olvides que debes prestar atención a tu tipo de cuerpo.

Tomando en cuenta lo anterior, los colores básicos que deberías tener son: negro, azul marino y gris, que te permiten usarlos durante todo el año. Resguarda el blanco y beige para el verano, incluso los tonos café.

trajes SEGUNDO PASO: elige la camisa

Coloca siempre la camisa dentro del traje, esto te permitirá tener una idea clara de la combinación. Sin embargo, hay reglas básicas a seguir:

  • Si el traje es liso puedes llevar una camisa estampada, de lo contrario si es de rayas o cuadros, resulta adecuada la camisa lisa, siendo la más acertada la de color pastel.

  • Si te decides por la camisa estampada el color debe ser más suave que el color del traje. Es un error optar por una camisa estridente que resalte del traje porque disminuiría su importancia, la regla es de mayor a menor, comenzando por el traje. Recuerda que aún falta la corbata y una combinación al revés rompería la armonía y el equilibrio.

  • También debes considerar el tipo de camisa a escoger. La camisa con botones en el cuello, catalogada como camisa de sport, no resulta apropiada para llevarla con traje y corbata.

  • Igualmente no debes elegir una camisa de manga corta, ni siquiera durante los meses de verano, en todo caso selecciona texturas livianas. La camisa no debe sobresalir al saco.

 

TERCER PASO: selección de corbata

Aun siendo el último paso para combinar el traje con la camisa y la corbata, es el más relevante porque completa la elegancia y la distinción al vestir. Si bien es cierto resulta fundamental el contraste que puedas lograr con la camisa, no puedes olvidar que las dos deben armonizar con el traje, que es el marco del cuadro final.

En este punto hay ciertas normas que deben respetarse para combinar el traje con la camisa y la corbata:

  • Una corbata con estampado pequeño puede ir con una camisa estampada y a la inversa. Sin embargo, lo ideal es llevar camisas lisas con corbatas estampadas.

corbata

  • Para un traje estampado, cuadros o rayas, la camisa debiera ser lisa, en cuyo caso la corbata debe combinarse con el traje, configurando la camisa la unión de los dos elementos. Traje estampado, corbata lisa o estampado pequeño casi imperceptible. Debiendo evitarse una combinación de rayas, que no muestra originalidad sino negligencia.

Salvo que el traje sea liso y la camisa con rayas muy pequeñas, puedes permitirte una corbata de rayas anchas. En cualquier caso, por lo menos uno de los tres debe ser liso, ideal que dos sean lisos.

combinar el traje con la camisa y la corbata

  • En cuanto al color, si la corbata es estampada cuida que el estampado incluya el color de la camisa o del traje.

Finalmente, si bien para la mayoría puede resultar compleja la elección de las prendas de vestir, originando un caos a diario, para ti sólo tres pasos pueden facilitarte combinar el traje con la camisa y la corbata de forma perfecta.

Recuerda que el estilo lo marcan las tres piezas consideradas de forma integral.

Diego Varela

Share.

About Author

Diego Varela

Comments are closed.

0 0 0 0

¿QUIERE MEJORAR SU FORMA DE VESTIR?

¡SUSCRÍBASE!

Su información nunca va ser compartida a terceros.

GRACIAS, PRONTO ESTARÁ RECIBIENDO EN SU CORREO CONTENIDO SOBRE EL ESTILO MASCULINO